Relectura #06 - La marca de Atenea — Modus Leyendi - Blog Literario

31 agosto 2021

Relectura #06 - La marca de Atenea

En Agosto estoy siempre en el mood de leer a mi querido Percy y en esta ocasión preferí leer la saga de Los héroes del Olimpo y decidí empezar por La marca de Atenea. Tenéis reseña sin spoilers en el blog, pero este post tendrá MUCHOS SPOILERS. Quedáis avisados. Sin más comencemos. 


Creo que lo mejor es empezar por el lugar donde tiene lugar la acción. La mitad del libro tiene lugar en Roma donde todo es más peligroso y más confuso que en Nueva York. La razón es evidente: la historia de Roma es mucho más amplia y compleja. Durante todo el libro Hazel asegura que está confusa leyendo el subsuelo porque hay capas y capas de información. Eso es porque Roma es una de las ciudades más antiguas que existen. Se entremezclan restos de la época romana con restos medievales con los edificios más modernos. Me ha encantado ese detalle de que Hazel este tan confusa porque sí, Roma tiene que ser muy confusa para alguien que puede leer la tierra. 


Creo que Percy es un personaje muy interesante en este libro porque descubrimos cosas de él que no sabíamos en la saga original. Para empezar no es un narrador fiable. Si leéis la saga original, podríais inferir que Percy es más poderoso pero tampoco lo suficiente como para marcar una diferencia notable al conocerle. La verdad es que no es así. En cuanto salimos de la cabeza de Percy nos damos cuenta de que todos a su alrededor le ven casi como a un dios. Su aura, sus poderes, su todo marca su estatus superior entre los mestizos. Esa energía de líder le impregna y causa hasta miedo al conocerle. Sin embargo, en esta novela Percy también narra y somos siempre conscientes de que tiene miedo y dudas y se siente un farsante porque Percy es humano y tiene inseguridades. Es esa dualidad la que, en mi opinión lo hace aún más interesante de lo que ya era. 


Tenemos que mencionar a Luke Castella porque, aunque está muerte, sigue estando muy presente en la mente de Percy. Es como un fantasma que le susurra la oído cada vez que necesita consejo o apoyo. Eso demuestra que Luke tuvo un impacto tremendo en Percy. Algunos lectores han interpretado por esto que Percy tenía una especie de crush en Luke. Podría ser o no; pero lo que está claro es que Percy es quien es gracias, en parte, a Luke. 


Quiero comentar también la relación de amor-odio entre Percy y Jason. Ambos son los líderes de sus campamentos, pero no podrían ser más opuestos. Percy es GRIEGO. Es un desastre con patas. No entiende la disciplina férrea de Roma y no le interesa estar en puestos de poder. Mientras Jason es la imagen del ROMANO. Siempre disciplinado, siempre cumpliendo las normas, siempre perfecto hasta que parece irreal. Además, son enemigos naturales - todos sabemos que la relación Zeus/Júpiter-Poseidón/Neptuno no es buena. Deberían odiarse y, al principio, lo hacen, Compiten y no se fían el uno en el otro. Recordemos la maravillosa escena de la pelea entre ambos - que sí, que estaban hechizados; pero todos sabemos que a Jason le molestó perder. Sin embargo, aprenden a trabajar unidos y ser uno solo. Juntos son la invencibles y, quizás, por una vez Hera/Juno hizo lo que debía.



Hablando de Hera/Juno, hay que hablar de la historia entre Hazel y Leo que yo, personalmente, había olvidado por completo. Leo es una copia casi idéntica de un novio de Hazel de la época en la que estaba viva en los 40 y nadie entiende por qué. Bueno pues resulta que este chico, Sammy, es el bisabuelo de Leo. Hera ya estaba maquinando todo esto generaciones antes de lo que suponíamos. Esto implica, en mi opinión dos cosas, la primera que los dioses son unos capullos que podrían dan más información a los mestizos y que Hera/Juno es la reina de los capullos. 



Creo que este libro entendemos el verdadero poder de Annabeth. En su misión en busca de la Atenea Parteos, Annabeth desea en más de una ocasión tener poderes como los de Jason, Percy o Leo; pero no los tiene. No los tiene porque no los necesita. El mayor poder de esta joven semidiosa es su ingenio. Supera todas las pruebas de Aracne no porque tenga poderes maravillosos o porque sea más fuerte que los demás; sino porque es muy inteligente y sabe ver lo que los demás no ven. Esta relectura me ha recordado por qué amé tanto a Annabeth la primera vez que la leí. 


Hay dos referencias claras en esta novela a la saga siguiente. La primera es la de Reyna hablando con Afrodita. Esto tendrá su importancia en el cuarto libro de Las pruebas de Apolo y la segunda es la relación de Jason y Piper. Al contrario que Percy y Annabeth; la afrodita y el júpiter no tienen una relación de confianza y ayuda mutua y se ve desde el principio. Es posible que Jason quisiera a Piper como era, pero siempre quiso que fuera más romana. Piper, por su parte, deseaba que Jason lo fuera menos. Esa relación estaba condenada desde el momento en el que empezó. 



Quería hablar de Nico, pero creo que es mejor que lo deje para el próximo post. Sin embargo, antes de irme tengo que hablar del FINAL. Este es, sin duda, el peor final de un libro. No puedes dejar a tu pareja protagonista cayéndose al Tártaro. Es cruel. Pero toda la escena es impecable. Percy cogiendo la mano de Annabeth y negándose a que los dioses les vuelvan a separar. Percy mirando a Nico, Nico mirando a Percy prometiéndole que le sacará de ahí después de todas las vueltas que han dado esos dos. Es una de las escenas más potentes que ha escrito Rick Riordan. 



¿Qué os ha parecido? ¿Releéis libros? Todo en comentarios y nos vemos en el próximo post. 

Publicar un comentario

Si comentas, te dejaremos un comentario en tu blog.

Por favor, NO hagáis SPAM, NI SPOILER y tratad a nuestros bigotudos con RESPETO.

NO QUEREMOS URLS.

Si queréis QUE SIGAMOS VUESTRO BLOG COMENTAD UNA ENTRADA, SOLEMOS DEVOLVER COMENTARIOS y si nos gusta, OS SEGUIREMOS.

Atte. Lady Moustache, Atenea y Luna