Deconstruyendo #07 - Watch us Rise: Micromachismos — Modus Leyendi - Blog Literario

09 junio 2021

Deconstruyendo #07 - Watch us Rise: Micromachismos

En el deconstruyendo de hoy me voy a centra en la novela estadounidense Watch us Rise que sigue la vida de dos chicas que inician un club de lucha de los derechos de las mujeres que causa más de una polémica en el instituto. Sin embargo, lo que me parece más interesante es que esta novela se centra en los micromachismos del día a día y ha sido una de las criticas más hechas en reseñas de Goodreads - que si no es para tanto, que si hay temas más importantes. Y sí, claro que una violación es algo mucho más perjudicial para la mujer que lo sufre, pero es que esa violación se sustenta en todos los micromachismos que 'no son para tanto'. Por eso hoy voy a hablar de algunos que me han parecido interesantes y que se han mencionado en varias reseñas. Aviso de que habrá SPOILERS y empecemos. 


Creo que un buen punto de partida es la escena en la que Jasmine es acosada sexualmente por un desconocido en un autobús que no paraba de hacer comentarios asquerosos sobre su cuerpo. Ya hablé del acoso sexual en el deconstruyendo de He must like you - del que haré una segunda parte -, pero en este no me voy a centrar en él; sino en la señora que le dice a Jasmine que hay un sitio lejos del señor ese. Jasmine se levanta y va a ese asiento y aquí tenemos uno de los grandes problemas de la sociedad ahora mismo: siempre se culpa a la víctima. Sé que en primera instancia parece que la mujer quiere ayudar a Jasmine y, de hecho, quiere. Pero el mensaje implícito es que la mujer es la responsable de que un hombre tenga este comportamiento y es algo que hay que empezar a trabajar. 


Otra critica que se ha hecho y que puede compartir porque el libro no hace una critica al estigma que hay en torno a la salud mental es que Chelsea dice que llamar a las mujeres locas ha servido para silenciarlas. Mientras que entiendo que hay todo una conversación que este libro no plantea sobre la salud mental y demás, creo que el punto que hace Chelsea es más que válido. Tradicionalmente a las mujeres se les ha diagnosticado más enfermedades mentales - como la ansiedad o la depresión - sin tener en cuenta otras posibles causas. Esto repercute en la salud física de las mujeres y ha habido más de un caso de mujeres que han muerto por infartos mal diagnosticados. Este viene de muy lejos y es que Freud, por ejemplo, diagnostico histeria a muchas mujeres que en realidad tenían trastornos post-traumáticos causados por abusos en la infancia. La salud mental es fundamental y debe ser tratada con respeto, pero esto no invalida que Chelsea tenga que razón al decir que a lo largo de la historia se ha acusado de locas o histéricas a mujeres que reclamaban sus derechos y su voz. 


Ambas chicas hacen muchas criticas a la cultura pop durante toda la novela. No voy a hablar de los papel estereotípicos de las mujeres negras porque no sé del tema y tendría que buscar demasiada información para tratarlo bien, quizás cuando tenga más tiempo. Pero si voy a hablar de las princesas Disney. Se ha criticado que las protagonistas critiquen a las princesas Disney porque 'parece que dicen que si te gusta una princesa es poco feminista' y creo que eso es simplificar en exceso el mensaje de este libro. Que disfrutes de las princesas Disney no es algo negativo en sí mismo - aunque ya os digo que Jasmine es la mejor y si no estáis de acuerdo no tenéis buen gusto -, pero eso no quita que son parte de la construcción de género actual. Todas las princesas Disney son guapas, delgadas y europeas - aunque nos hayan intentado colar princesas árabes, negras o chinas - y perpetúan cánones de belleza. Además, no es hasta hace bien poco que las princesas Disney tienen objetivos mayores a casarse. No está de más señalar estos aspectos y eso no impide que pases todo un fin de semana haciendo maratón de Disney porque te encanta la música, las historias y quieres que Aladdín sea tu novio - yo, hacer eso, nunca, jamás, no sé por qué pensáis así de mí. 


Otra critica que me ha hecho especial gracias es que Chelsea se queja de que su barra de labios se llama Muñeca Perfecta y que es absurdo criticar el nombre de una barra de labios. Pues yo difiero. En parte todo este embrollo se lo debemos a la novela de Lolita y a su adaptación a la gran pantalla - os dejo aquí una reseña de la película super interesante -, y es que la infantilización y la sexualización de la infancia son una movida de cuidado. Llamar a un pintalabios Muñeca Perfecta no es un problema, es un síntoma de un problema que lleva en esta sociedad mucho tiempo y es la pederastia tanto de niñas como de niños. E insisto no es una cuestión de no poder usar ese producto, sino de señalar que nada es casual y que los nombres de ciertas cosas reflejan los valores de nuestra sociedad. 


Estos han sido los puntos más conflictivos que he visto y de los que quería hablar. Dicho esto también me parece muy gracioso que la gente se queje de que no es suficientemente inclusivo porque son todos heterosexuales y estoy de acuerdo en que podría haber sido interesante ese perspectiva, pero me encanta que algunos digan que los personajes se pasaron y otros que se quedaron cortos. No sé... es curioso en mi opinión. También os digo que creo que se podrían haber manejado mejor estos temas para que no hubiera tanta polémica, pero bueno... así tenéis un post extra que espero que  os haya gustado. 




¿Qué os ha parecido? ¿Qué otros libros podría destripar? Todo en comentarios y nos vemos en el próximo post.    

1 comentario

  1. ¡Holaaaa!

    Pues me ha encantado esta entrada. Estoy absolutamente de acuerdo en todo y me ha parecido unas reflexiones geniales, y muy necesarias.
    Si, claro que hay cosas más importantes que estos micromachismos, pero al final son un síntoma más que hay que remediar, son la "base" de que luego pasen cosas más graves. Y está totalmente justificado y es muy necesario hablar de estas cosas.
    No puedo estar más de acuerdo con el término de "locas" que se les ha dado a las mujeres a lo largo de la historia. De hecho, hace poco vi una película, Hysteria, que hablaba un poco de este tema. Es una comedia que tampoco es que sea una maravilla pero está entretenida y da alguna cosa que pensar jaja ;)
    En cuanto a lo de las princesas Disney... pues si, tienes razón. Se agradece el esfuerzo de la industria por cambiar con los tiempos, desde luego han evolucionado y eso hay que concedérselo: las princesas han pasado de ser damiselas en apuros a tener otros objetivos, a no ser sólo las protagonistas de historias románticas, así que bravo. Pero claro que perpetúan cánones de belleza, por muy diversas que sean sus nacionalidades. Delgadas, guapas, con ojos enormes normalmente y cinturitas pequeñas... pues sí, todo eso también hay que tenerlo presente y no se puede dejar de criticar, para que las cosas sigan cambiando. Eso no quita que tengan cosas y mensajes buenos y que efectivamente puedas disfrutar todo el fin de semana de una buena maratón de Disney. Yo es que siempre seré Team Mulán forever, lo siento jajaja

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar

Si comentas, te dejaremos un comentario en tu blog.

Por favor, NO hagáis SPAM, NI SPOILER y tratad a nuestros bigotudos con RESPETO.

NO QUEREMOS URLS.

Si queréis QUE SIGAMOS VUESTRO BLOG COMENTAD UNA ENTRADA, SOLEMOS DEVOLVER COMENTARIOS y si nos gusta, OS SEGUIREMOS.

Atte. Lady Moustache, Atenea y Luna